¿Cueces o enriqueces?

Sobre nuestra pasta

Es la primera pregunta que nos hacéis después de probar nuestras pastas. Para no volvernos más locos de lo que ya estamos, vamos a dividir las opciones en tres grandes categorías:

  • Pasta rellena: en los ravioli lo importante es no ocultar el sabor del relleno. En las fichas de producto os explicamos qué salsa es la ideal para cada uno de los tipos de ravioli.
  • Pasta larga (espagueti, tallarines, o udones): salsa cremosa, como la salsa carbonara o salsa a base de guisos similar a la boloñesa.
    O Salsas suaves: a base de aceite aromatizado con verduras o especias, salsas ligeras de pescado o marisco, o salsa tipo pesto.
  • Pasta corta (conchas, caserecce, o espirales):
    para las conchas utilizaremos salsas que puedan potenciar el sabor como salsas de tomate con vegetales como el pisto, o salsas de carne.
    Los caserecce podemos utilizar cualquier salsa y quedarán bien. Pero no sólo eso, también estarán genial si los gratináis con queso.
    Las espirales las recomendamos en ensaladas de verano o una salsa tipo pesto nos dará un muy buen resultado.

La salsa puede esperar a la pasta, nunca al revés. Por eso antes de cocinar nuestra pasta tenemos que tener preparada la salsa o aliño, una vez la tengamos lista cocemos la pasta.

Cuando rompa a hervir el agua, añadimos sal y vertemos la pasta directamente del envase. Los raviolis congelados se cocinan sin descongelar, directamente al agua caliente.

Cada tipo de pasta tiene diferentes tiempos de cocción, ya sea fresca, seca o rellena, siempre siguiendo el tiempo indicado en su ficha o envase.

Una vez cocinadas las sacamos con una espumadera y vertemos en la salsa dandole el último hervor.

Emplatamos y a comer.

Los raviolis rellenos también se pueden comer fritos u horneados para un resultado crujiente que acompañar con una salsa para dipear.

Tanto los raviolis congelados como los refrigerados se fríen u hornean hasta que estén dorados. 

Los Hexágono y los soles rellenos refrigerados se conservan en la nevera hasta su consumo a una temperatura de 2 a 6 grados.

Si pasados 7 días desde la compra no has consumido la pasta, recomendamos que se congele en el mismo envase.

En formato congelado, la pasta se puede conservar hasta 6 meses en el envase original. Cuando se quieran cocinar no hace falta descongelarlos, verter la pasta directamente en agua hirviendo con sal. Se podría incrementar el tiempo de cocción 1 minuto máximo.

Pagos y envíos

Se admiten los siguientes:

  • Tarjeta de crédito o débito, aceptándose Visa, MasterCard o euro6000.
  • Bizum.

Recibe tus pedidos de pasta fresca en tu casa entre 48-72 horas. Nuestros productos están elaborados el mismo día del envío, el cual se realiza mediante mensajería refrigerada para que el producto llegue a tu casa en perfectas condiciones.

Gastos de envío Zaragoza ciudad
· Envío gratuito para pedidos superiores a 30 €.
· 11 € para pedidos inferiores a 30 €.

Gastos de envío provincia de Zaragoza y resto de España*
· Envío gratuito para pedidos superiores a 80 €.
· 11 € para pedidos inferiores a 80 €.

* Excepto Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla.